Categorias
Cultura Educação Memória & Consciência

El registro de la vida

Aquello que no anotamos se desvanece.

El hábito de ir escribiendo sobre lo que vivimos día a día, fija la memoria.

La memoria es sentimiento,

Es experiencia acumulada.

El registro de la vida vivida nos va integrando en la existencia.

A medida que me he ido acostumbrando a anotar lo que vivo, lo que veo, lo que siento, sin censura, sin miedo, y también con censuras y con miedos, mi vida ha venido adquiriendo una cualidad nueva.

La atención es la clave.

Salgo de lo repetido y vengo a lo que está aquí, que es nuevo.

A medida que voy escribiendo estas cosas, viene mi memoria, llena de detalles.

Me integro en mi vida toda, de diferentes maneras.

Es una película que me tiene como protagonista, actor y director, guionista.

Dejo una posición de espectador o víctima, y me reconozco como actor principal en diversos papeles.

Nada de esto prescinde de la escucha atenta y sensible, constante, de gente a mi alrededor.

El diálogo es lo que me permite irme viendo en mis distintas facetas.

El reconocimiento de mi diversidad interna, así como también la aceptación de mis cualidades, me reconcilia conmigo mismo.

No necesito ser una sola cosa todo el tiempo, siempre igual. No hay tal cosa.

Entonces vuelve la alegría, vuelvo a reír, vuelvo a cantar.

No necesito estar trabajando todo el tiempo.

No necesito estar pensando, analizando, interpretando, juzgando ni condenando siempre.

Puedo parar. Parar y ver. Ver y sentir. Sentir y disfrutar. Puedo disfrutar.

Me perdono por no ser perfecto, por no ser quien no soy.

Perdono a quienes me rodean y tienen características que rechazo. Se parecen a gente que en el pasado tuvo o pareció tener papeles amenazadores o invasivos.

Cultivo la amistad conmigo mismo y con aquellas pocas personas que me habitan.

Esta revista es un diario.

Una invitación a que te veas, a que sepas quien sos.

Deixe uma resposta Cancelar resposta

Sair da versão mobile