Fortaleza

Me siento medio sin espacio. Sin lugar.

No puedo estar sin lugar, ya que yo soy mi proprio espacio y lugar. Soy el aire que respiro y los sentimientos que me habitan.

Las redes de que formo parte. Personas que quiero y me quieren, y que pueblan mi existir.

Me vuelvo hacia mí mismo. Veo los proyectos en que estoy involucrado. Personal y colectivamente. Comunitariamente.

Miro la persona que soy. Los valores que me constituyen. Todo es provisorio, y sin embargo esa provisoriedad es eterna. La poesía me recuerda.

Me reconstruyo y enraízo en estas anotaciones. Aquí soy yo en todas mis dimensiones. Mis actos cotidianos me contienen por entero.

Cuidar de una planta, leer un libro, escuchar a alguien, observar el mundo alrededor, mi historia de vida, la conversación con Dios, todo me alimenta y fortalece. Así encuentro fuerzas para proseguir.

Comprendo que las personas que me rodean tienen sus propios mundos e intereses. Trato de ver en cada persona la suma de esfuerzos que la mantiene en pie.

Entonces juzgo menos. Exijo menos. Acepto más. Busco la armonía que me integra a todo lo que existe. Por increíble que pueda parecer, mi fragilidad es mi fortaleza.

Deixe uma resposta