El sentido de la vida

Este espacio es una posibilidad de encuentro y reflexión sobre lo que es más importante en la vida. El sentido del vivir.

A menos que nos volquemos decidida y claramente en dirección hacia este sentido fundamental y básico, la propia vida se resentirá de una falta de dirección, coherencia, consistencia.

El mero vivir no es suficiente. Es necesario que nos apropiemos de esta circunstancia extraordinaria que es nuestra existencia, y nos hagamos cargo de lo que esto significa.

Me refiero al hecho de que el estar vivos/as demanda de nuestra parte una actitud activa. Elecciones, decisiones. Rumbos. Caminos que tomamos o dejamos de lado.

¿Qué voy a hacer? ¿Por qué hago lo que hago? ¿Qué sentido tiene? Cuando adoptamos esta postura activa y responsable, la vida empieza a venir hacia nosotros/as con sus tesoros.

Puede ser que yo este regando una planta, escuchando un pájaro, pensando en mi familia que vive lejos, recordando gente querida que me compone por dentro.

Sea lo que sea que yo esté haciendo, al hacerlo conciente puedo irlo viendo como mío. Ya no es algo que meramente sucede. Es algo que elijo. Este cambio es radical.

En los días de hoy me parece que hay un número enorme de gente a quien la vida le importa poco y nada. Es como si meramente se dejaran estar.

Van adonde les llevan. Hacen lo que les dicen o lo contradicen. Más reaccionan que eligen. Trato de salir del mero automatismo. Trato de estar cada vez más presente. Ser cada vez más yo.

Así voy descubriendo un sentido del vivir que me llena de alegría y confianza. La escucha atenta a mí mismo. La observación también atenta al mundo circundante.

El registro cotidiano de este estar aquí. La conexión de todos los pasos que fui dando a lo largo de la vida. Recojo algunos tesoros preciosos que vienen de mi interior.

Los comparto por creer que la experiencia humana es social. Comunitaria. Somos costuras de tiempo. Creo que los colores que veo en mi interior son lo más valioso que encontré hasta ahora.

“Buscad y hallaréis, pedid y se os dará,” leemos en el evangelio. Este volver la mirada hacia adentro se agudizó desde que me vine a vivir al campo. Creo que cada persona construye su proprio camino.

Deixe uma resposta