Poesía

poetryVivo en una hoja. Una juanita (joaninha, en portugués). La poesía me da un descanso. Me lleva a un lugar donde puedo reposar. Me acuerdo que en la casa de mi abuelo Chogo (Juan Lazarte), había muchos libros de poesía, y algunas revistas libertarias, también con poemas.
Esto me impactaba, pues era un tipo de lectura que se refería a cosas (hechos, acontecimentos) que yo ignoraba. También eran escritos diferentes de los que yo acostumbraba leer en revistas y libros. Recuerdo que mi madre gustaba de los poemas de Gabriela Mistral, William Blake. Mi padre, de los poemas de Rudyard Kipling, Conrado Nalé Roxlo, León Felipe.
En el Liceo Agrícola, tomé contacto con poemas de autores argentinos, uruguayos, chilenos y españoles. Esta era una realidad que me llamaba la atención. Mi abuela Mamina (Juana María Del Signore), también gustaba de poemas.
De alguna forma, la poesía me estuvo rondando desde el comienzo. Gustavo Adolfo Bécquer. Los Beatles. El folclore argentino. Los Iracundos. Todo respiraba poesía. Y sigue respirando. Después me enteré que la poesía no es solo una forma de expresión, sino también una forma de ser y de conocer, una manera de estar en el mundo (Graciela Maturo).
La puerta se seguía abriendo. La puerta se sigue abriendo. En realidad, me fui dando cuenta de que la propia realidad es poética. Sus bases son poéticas. Ella en sí misma es poesía. Hay momentos en los que tengo la certeza de que hay algo más sutil, pero totalmente real, organizando todo. Como si las personas y el mundo, todo lo que existe, fueran de una substancia transparente o material, que tiene una organización espacial.
La literatura de ficción (Lovecraft, Bradbury, Borges, Cortázar) me fue abriendo las puertas de esta realidad que supera lo que habitualmente se tiene por real y concreto, pero que también lo incluye. El racionalismo e intelectualismo son fugas, escapes. Los doctinarismos también. Esto incluye religiones y creencias políticas. La pintura y el dibujo, los colores, me remiten a esa esfera unitiva que busco en lo cotidiano, en el diario vivir. Una vida integrada.

Deixe uma resposta