Permanencia

Cuando no escribo siento que me falta algo. Así que en seguida vengo a la hoja. Escribo lo que voy viendo y viviendo. Día tras día.

Alguna persona cercana que me transmite su cariño. Los sonidos de la ciudad y del campo. Nada ni nadie me es indiferente.

Nunca estoy solo, ni cuando estoy solo. He ido cosiendo mis tiempos. Algunas páginas tuve que arrancar. O abollarlas.

Ahora hay una página en blanco que soy, con renglones azul claro. Celeste, para ser más preciso. El presente es el tiempo que no puede ser abolido.

Es el único tiempo que podemos vivir, y lo vivo con todos los sentidos. Los cinco conocidos y los otros que he ido conociendo y creando.

No puede ser destruída la vida, aunque por todas partes llegan rumores de destrucción. No pueden destruír la vida, aunque mucho se haga para desfigurarla y envilecerla.

Trato de focalizar mis energías en lo que permanece. El presente es lo que permanece. Es lo que no pasa. Lo que queda.

El amor, la poesía, la familia, la fe, la amistad, la comunidad, la creación, la creatividad, el arte, la poesía, la confianza. Así ha sido antes y así sigue siendo. Así será también.

Mientras haya vida, habrá aquello en que la vida consiste. Lo demás se desvanece. No hay muerte, sino una transposición.

No temer es saber lo esencial. Es vivir en identidad con lo eterno. Está en nuestras manos. Me agarro a esta revista en la que vi y sigo viendo la continuidad de un sueño juvenil.

Hoy somos pocas personas insistiendo en este frente. El foco no son multitudes sino las personas. Las personas que somos y las que nos constituyen por dentro.

¡Que nunca caigamos en la indiferencia! Mirar de frente a este instante tan fugaz que ya se va yendo, ya se fue. En seguida nos habremos ido también.

¡Que hayamos dejado marcas indelebles en muchos corazones! Estoy construyendo seis libros. Es mi manera de permanecer.

Es como puedo seguir plenificando mi presente de manera que el pasado finalmente se quede en su lugar. Entonces solamente habrá las flores que vinieron después de la lluvia.

Deixe uma resposta