Identidad

La necesidad de tener un lugar para mí. Un lugar a salvo de miradas indiscretas. No por tener algo que no deba o pueda ser conocido de tan terrible que pueda llegar a ser, sino más vale por un motivo muy simple. No todo debe ser público. Tenemos los humanos un lugar que debe ser solamente nuestro. Intimidad. Privacidad. Un diario íntimo. Un cuaderno de anotaciones, donde nos podamos expresar libremente.
Un lugar donde pueda yo respirar sin ser juzgado,  interpretado, aconsejado. Tengo la impresión de que ese lugar es precario, si es que vivimos en relación. He aprendido (o estoy aprendiendo) a hablar de mí mismo sin necesidad de revelar secretos. Decir de qué se trata, qué es lo que me está sacando el sueño o cuál es la piedra en el zapato, sin que deba hacer un escándalo, dramatizar, acusar, patear la mesa o dar un portazo.
No sé si esto me está llegando como consecuencia de los años, o como resultado de una mayor convivencia social virtual en la que se puede decir mucho casi sin decir nada. Puedo estar solo sin necesidad de estar solo. Basta estar conmigo. Muchas veces digo más cuando no digo nada, cuando solamente estoy en mí mismo de manera tal que todo mi ser está plenamente allí. Viendo, sintiendo, percibiendo, diciendo con un mero estar allí tan pleno que las palabras son casi o del todo prescindentes.
Creo que este aprendizaje deriva en no pequeña medida del hecho de que con relativa frecuencia me sumerjo en las páginas de libros poéticos y literarios. Ese es el mundo más real, donde la gente es lo que es, en toda su plena contradictoriedad y multiplicidad. Allí el cielo está aquí, no debe ser alcanzado porque ya es lo que uno es, es la circunstancia en que vivo, la gente con quien convivo, las corrientes subterráneas e impetuosidades que me constituyen o recorren. Tan lejos del mundo de las normas, los debe, los debería, los tendrías que, los tendría que ser no sé como. Si algo tengo es lo que soy, esta diversidad sutil y tenue, una filigrana si se quiere, cosida en el tejido fino de la vida.

Deixe uma resposta