¿Cuál ha sido tu experiencia?

Esta pregunta tiene un enorme efecto liberador.

Cuando me la hice esta tarde, vinieron varias respuestas:

-Se puede (Yo puedo). Puedo enfrentar victoriosamente cualquier situación

-Basta una palabra. Basta una persona

-Vine yo como respuesta. La totalidad de mi ser. Todo lo que soy. El conjunto completo de mi experiencia se hizo presente.

La ventaja de esta pregunta es que ella es totalizadora. Vinieron el recuerdo de lugares donde viví, gente con quien conviví, situaciones pasadas. Una fuerza nueva se hizo presente.

No necesito ser esclavo de reacciones programadas, procupaciones, miedos, ansiedad.

Mi experiencia me trae tranquilidad.

Muchas veces la mente crea dificultades, obstáculos.

Esta pregunta limpia, abre espacio, alivia, sosiega.

Me deja más libre y suelto, sin tantas presiones, o sin ninguna presión. El presente queda más limpiecito.

No necesito forzarme tanto, o no necesito forzarme para nada. Basta estar y ya está. Si pude, puedo y podré.

Los días pasan, pasaron ya muy muchos días. Estos que van viniendo son ahora más livianos.

Es como un libro que va pasando. Pasan las hojas, pasan las horas, ya pasaré yo también, aunque no tengo ningún apuro. Despacito. Al ritmo del tiempo.

Deixe uma resposta