Una causa grande

Esta es una gran causa. Una causa grande, verdaderamente.

Ella congrega personas de todas partes del país, y también de otros países. Gente de movimientos sociales, profesionales de diversas áreas, jóvenes, mujeres, obreros, sindicatos, trabajadores de la salud. Participar de esta causa grande que es la defensa del orden democrático y de los derechos sociales y de los trabajadores, a uno lo sana por dentro.

Sin duda que algo en uno mejora, y mucho. Pero también están los límites. Hoy, en particular, después de haber publicado algunos artículos de la causa que nos congrega, simplemente me di cuenta de que estoy al borde. Necesito parar.

Sé que hay otras manos, otras voces, que seguirán en esta tarea que nos unifica. Descansaré sabiendo de esto. Y con la confianza de que al final la victoria va a ser nuestra. La victoria a largo plazo es siempre de la gente decente. De lo más humano. Lo más justo. Lo más amoroso.

Deixe uma resposta