Significar la vida

Esto de tener a disposición un espacio de contacto con las personas es además de un privilegio, una invitación al diálogo.

Una posibilidad para estabelecer puentes que nos unan. Convergencias que nos vuelvan a mostrar lo que tenemos en común. Focalizar en los sentimientos, en la experiencia, en las historias de vida.

Las trayectorias humanas, siendo como son enteramente singulares y únicas, al mismo tiempo son increíblemente parecidas.

Mirarnos en ese espejo que nos muestra nuestros verdaderos rostros. Ser capaces de escucharnos con el corazón abierto.

A las demás personas y a nosotros mismos/as. Vernos desde diversas perspectivas y no siempre desde la misma. Vernos en contexto. Mirar alrededor. No perder contacto con las personas próximas.

Cuando afinamos la percepción y el sentimiento, la comprensión nos muestra que a lo largo del tiempo hemos sido capaces de sobrevivir a situaciones muy difíciles.

Seguiremos siendo capaces de vencer los desafios de esta hora crítica en que la humanidad se encuentra. Más visión interior, más guía interna.

Menos prejuicio, menos sospechas, menos suposiciones. La fe y el arte nos sensibilizan para las dimensiones más sutiles de la existencia. Tenemos a nuestro alcance la posibilidad de significar la vida.

Deixe uma resposta