Presente

Vengo a escribir algo a ver si siento el piso bajo mis pies y el aire en los pulmones. Un poco de realidad se hace presente ya en este momento y por este acto.

La tarde se va yendo en dirección a la noche. El presente es el tiempo que no pasa. Los días pasan como las hojas de un libro. No sé si debería ya dejar de escribir, pero es que es tan lindo estar aquí.

Me siento bien entre las paredes del libro que me guarda. Vivo una vida hecha por mí en buena medida. Después de haber recorrido un camino bastante acidentado, algunas cosas finalmente parecen haber encontrado su lugar.

Quedaron para atrás. Me siento aliviado por esto. No necesito referirme constantemente a situaciones que gracias a un arduo trabajo personal y comunitario, puedo descubrir que pude poner a mi favor.

Me hice más gente. No tuve miedo. O mejor dicho, aún con miedo seguí adelante. Me hice más creativo. Haber enfrentado lo que me tocó enfrentar desde niño no fue fácil.

Al menos conseguí saber sin la menor sombra de duda, que soy una pesona de valor. Dejé mi marca por donde pasé. Ahora es como si estuviera ya habitando un lugar que fue mío desde el comienzo.

No necesito tener que ceder frente a lo que está ahí afuera, sea lo que sea. Pude finalmente poner una distancia entre yo -lo que yo soy- y eso que está ahí afuera.

No importa lo que digan ya no me llega directamente. Hay una sala de espera. Un espacio de selección. Esto es para mí, esto no. Esto entra, esto no. Estoy mejor así. Antes entraba cualquier cosa. Ahora soy yo quien decide.

Tampoco me obligo ya a tantas cosas. Nadie me obliga a escribir. No escribo al servicio de una causa, a no ser la causa de la vida. Esta y yo somos uno solo.

A lo largo de mi vida creo que puse mi mejor empeño por una humanidad libre, reencontrada consigo misma. Esto significó sumar con causas sociales sin perderme.

Hoy creo que mi contribución a la única causa que merece todos mis esfuerzos comprende un compromiso inclaudicable con mi propia identidad.

Mi estar en el mundo es mi propia manera de actuar en comunidad por la humanidad. Ya no hay diferencias entre lo que soy y lo que hago. Soy lo que hago. Escribo.

Y al escribir mi vida toda viene a mí. Mis primeros años. La casa con piso de barro. El ajedrez de lugares por donde fui ricocheteando hasta llegar a esta casa. Aquí estoy. Entero y listo para lo que se presente.

Deixe uma resposta