Presencia

Yo no necesito estar siempre a la defensiva. Tampoco preciso estar atacando siempre, ni dispuesto a someterme. Puedo contactar la realidad. Ver qué es lo que está pasando.

Cuando reacciono automáticamente o por hábito, no soy yo. Es un habla que no es mía. Si sintonizo y veo lo que está pasando, puedo decidir si tengo que actuar y de qué manera.

Yo sé que puedo confiar en mí. Puedo estar aquí. Puedo enfrentar exitosamente cualquier situación que se presente. Me doy cuenta de que dejo de estar disociado. Todo lo que soy y lo que hago es una confluencia, una convergencia.

Memorias, aprendizajes, lecturas, planes, proyectos, deseos, sueños, afectos. Todo es como un nido o una rueda que me anida y soy yo mismo.

Deixe uma resposta