Paredes y muros

Frente a nuestra casa había una pared que parecía
esperar siempre que alguno de nosotros la tocara
Ella expresaba ese deseo de la manera muda
en que los objetos piden participar de nuestras vidas

Detrás del muro ¿qué?
Entornando los ojos puedes imaginar
que la piedra y el cemento y los ladrillos
se abren como puertas para darte paso

La muralla interminable acompaña
el tránsito de un hombre.
En la cíclica eternidad de sus días la muralla le circunda
De su callosa superficie
de sus boquetes y muescas
va tomado de la mano
como si fuera conducido por un canto consolador que repite:
es bueno tener adonde ir.

Piedras encajadas con el fluir de los siglos
Paredes que han sido levantadas
desde la noche de los tiempos para servir de refugio
al temeroso corazón de mis hermanos
Piedras angulares
Paredes del hogar
Muros confidentes.
Los límites necesarios para no desaparecer en el aire

Paredes
Muros
Textura de la piedra libre:
el toque para salvarse
en la escondida
del fin que acecha a toda infancia

Deixe uma resposta