Lugar de consciencia

Venir aquí se ha hecho ya casi una insistencia. Una sobrevivencia. Un resúmen de mis pasos.

Un recuperar fuerzas. Saber que se puede. Sin dramatizaciones ni victimización. Solamente con la certeza de que los sueños no mueren. Renacen. Se rehacen.

Consciencia es eso. Una especie de pacto con lo mejor que nos habita. Me gusta escribir en primera persona. Algo que ciertas criaturas detestan. Escribo desde mí mismo.

Ya quisieron borrarme pero no pudieron. Sigo aquí. Tozudo. Persistente. Aquí es el lugar de las personas que no desisten. Es un lugar hecho a muchas manos.

Por ahí tengo la sensación de que me he ido quedando más bien solo. Las sensaciones van y vienen. Cambian como todo. Lo que no cambia es mi decisión de seguir siendo yo mismo todo el tiempo.

Es mi marca registrada. Han querido disciplinar la poesía. Es tan vano como querer dirigir al viento. Que si la poesía es o no es esto o aquello. O si debería decir esto y no lo otro.

Yo más bien prefiero dejar que salga lo que viene de dentro. Y leer lo que otras y otros escriben. Así me voy nutriendo y aprendo. Como es el vivir. Imprevisible. Sorprendente. Y también deliberado y consciente.

Deixe uma resposta