El manantial

Para Ailén

Cuando las piedras afiladas del desierto
hayan destrozado tus sandalias
y contemples tus manos desgarradas
entre las zarzas,
cuando un viento de cólera
haya apagado las últimas lámparas
y la temible oscuridad
cubra los retratos amados,
entonces,
cierra los ojos y recuerda
aquella pequeña fuente
hallada en la montaña.
El agua murmurante
lavará tus heridas,
la verde hierba te ofrecerá
su música callada.
Reposa sin cuidado
en su lecho de
eternidad.

Deixe uma resposta