Desorden y retroceso

imagesLa ruptura del orden constitucional de un país es un hecho gravísimo. El hecho de que no se haya recurrido al uso de la violencia física para efectivar el golpe, no disminuye en nada la violencia del mismo.

En el caso del golpe contra la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, se usó y abusó de la agresión moral contra su persona. El presidente Lula también fue agredido, mediante la divulgación ilegal de su conversación telefónica privada con Dilma.

Ahora asistimos al espectáculo de la destrucción de la poca institucionaldad que quedaba todavía en vigor. El gobierno ilegítimo que está em el poder actualmente, muetra con sus actos, a qué vino. Encubrir la corrupción y profundizarla, mediante las anunciadas privatizaciones de las empresas estatales más lucrativas.

Exacerbación de la explotación de los y las trabajadores/as, retirando conquistas sociales históricas. Profundizar la exclusión social que hizo del Brasil un modelo para el mundo, por el combate al hambre, la extensión de la educación en todos sus niveles, y la incorporación a la ciudadanía, de millones de personas que vegetaban en la marginalidad social. La salud volverá a ser un bien escaso, así como el respeto a las libertades democráticas, como lo demuestran acciones policiales reprimiendo con violencia protestas pacíficas en varios puntos del país.

Deixe uma resposta