Concientemente

Disponer de este espacio para compartir impresiones sobre el presente, la vida en tiempos de confinamiento, la posibilidad de detener el genocidio en Brasil, la perspectiva de redemocratización que se abre con el regreso del presidente Lula al centro de la noticia.

Una revista puede ser un lugar donde se construye y se estimula la esperanza. Hemos mantenido esta postura desde el comienzo y seguiremos así.

Dejar que la vida venga. La vida vivida, no pensada. No la vida calculada, proyectada, programada. La vida que fluye por entre las rendijas.

Aquella que sobrevive a todos los ataques. La que renace después de todas las agresiones, fortalecida. Este es un lugar de resistencia.

Sacudir la inercia. Levantarnos y caminar. No es tiempo de recluirse en prisiones personales o ideológicas. La proximidad de la muerte despierta una atención especial a la vida.

Mirar alrededor, a las personas que encontramos, a quienes realizan alguna tarea a nuestro favor, o simplemente viven cerca o cruzan nuestro camino.

Recuperar la visión interna. La posibilidad de vivir como un don divino. Una posibilidad grandiosa. Mirar a nuestro propio interior y descubrir el milagro de estar vivos/as.

La suma de actos que tuvo como resultado que estemos aquí. Es maravilloso. Saber que necesitamos de lxs demás para poder sobrevivir. Así fue y así será. Nadie puede forzarnos a actuar contra nuestra conciencia.

Ni la delincuencia política institucionalizada actualmente en el poder en Brasil, ni la pereza mental que muchas veces nos lleva a vivir una vida ausente, mecánica, atomática. Adueñémonos del instante, este tiempo fugaz llamado vida.

Deixe uma resposta