Un sueño

Vivimos en una sociedad desigual. Unos con mucho, otros con nada o casi anda. Es una sociedad de explotación, de extracción de plusvalía. Los que trabajan, son cada vez menos, proporcionalmente, en relación a quienes viven del trabajo ajeno. Esto es injusto. Pienso en una sociedad sin estado, en un comunismo primitivo. El comunismo se me figura un estado de naturaleza. No es una ideología o un sistema de gobierno. Sobre todo, no tiene nada que ver con las dictaduras erigidas en su nombre. Es un estado de naturaleza. O sea, no depende de ideologías o sistemas de gobierno. Un estado de naturaleza tal como los incas, con sus comunidades, en que quienes no podían trabajar, por ser enfermos o ancianos, o bien niños o mujeres, eran sustentados por el trabajo de los demás. Una sociedad sin explotadores, fraterna. Sueño con esto, y no estoy solo.

Deixe uma resposta