UN PAISAJE, por Alejandro Drewes

Sabes, hubo en tiempos aquí
bosques tan erguidos, bosques
como inmóviles flechas

y entre ramas nuevas
se abrigaba el canto
de pájaros de oro: era el alba

Hubo una vez un remoto lugar
y un paisaje tan verde, unos años
grabados en la memoria dañada

de la tribu. Pero al cabo no engaña
el signo crepuscular de la hora
ni vuelve atrás el flamígero viento

infinito que sopla y que pasa. Todo
es la mísera raíz de cuanto ha sido,
todo arena o ceniza deste yerto paisaje.

Deixe uma resposta