Sentido de escribir

Escribo como quien respira. Es una necesidad básica natural. No me mueve otra motivación que la de ir llegando, estar cada vez más aquí, salir a flote.

Cuando no escribo me falta algo, me falto a mí mismo. Por eso sigo escribiendo, aunque no tenga nada que decir. Siempre hay algo que anotar.

La certeza de que soy normal. Sigo siendo esencialmente igual a mí mismo. No tengo nada que cambiar en mi manera de ser.

Me basta para ser amado por quienes me aman. No busco la aprobación de una multitud. Y aún de parte de gente desconocida, frecuentemente recibo manifestaciones de aprecio.

Talvez porque no trato de ser otra persona. Me basta con ser quien soy. También normalmente veo en las demás personas una suma de esfuerzos, cuidados, luchas, intentos, tal como me veo a mí mismo.

En definitiva no me veo tan diferente a las personas que me rodean, no importa el nivel social. Esta es y sigue siendo mi marca registrada. Mi familia y algunas pocas amistades están siempre presentes en mi caminar.

Sé que no estoy solo.

Deixe uma resposta