Rompecabezas

Juntarías algunos pedazos. Algunas vistas, impresiones. Las calles mojadas iluminadas a la tarde. El mar infinito y el cielo. Las caricias de ella que te devuelven un sentido de integridad. El trabajo voluntario. Servicio. La amistad tan preciosa de tu viejo amigo. Los recuerdos que vuelven desde el comienzo de tu vida. Ese mosaico que se compone constantemente. El día lluvioso. La noche luminosa. Los cuadros no pintados. Hoy recordabas la ternura de esas telas que te esperan, blancas, inmóviles.

Quién sabe cuántos cuadros de flores allí vendrán o allí ya se encuentran.  Tornasoles. Claveles. Clarines de guerra. Rosas. Todo lo vivido. Cada día se arma y se desarma el rompecabezas de la vida. Eres la reunión de los hilos infinitos que en tí convergen y de tí irradian hacia todas las partes del cosmos. Los dolores del ayer. Los sueños del hoy. Las esperanzas de mañana, de en seguida, del año que viene, te sostienen. El camino de luz en que te empeñas.

Deixe uma resposta