Presente

Este es mi puerto. Este es mi lugar. Aquí puedo ser yo mismo. Aquí soy yo mismo. Todo esto que está aquí. Toda esta historia que gira y da más vueltas.

Los intentos por establecerme en la confianza. Saber que no existe la perfección. Cada pedazo de este jardín guarda memorias precisas.

Personales y más que personales. Comunitarias. Esperanzas. Recuerdos. Ya la noche ha caído sobre el mundo. Mi humanidad no me hace inmune a “defectos”, “fallas”, “vulnerabilidades”.

Más bien al contrario, son esas “fallas-defectos-vulnerabilidades” que me recuerdan que soy humano. He recorrido un largo camino. Veo a mi familia a todo instante.

Aquellas amigas y amigos que me constituyen por dentro. Familia, amistades, comunidad. Ese es el camino. Esa es la semilla. El Reino de Dios.

Tengo miedos y sé que no debería temer. Sigo trabajando para fortalecer la confianza. Trato de establecerme en el presente. Estar presente. Es todo un esfuerzo. Por ahí llegan las flores y entonces sé qué llegué.

Deixe uma resposta