¿Por qué no la alegría?

Nunca soy más yo que cuando estoy aquí. Por eso vengo siempre que puedo. Y trato de poder siempre. Aunque sea un ratito. Decir del día que va yendo. Del viento que pasa sin parar.

La memoria viene sin cesar. El tiempo vivido se junta en cada palabra. La vida se reúne, se resume, reverbera. Es una canción antigua y eterna. Y yo soy cada sonido, cada silencio. Todas las presencias y ausencias. Todo vuelve y yo vengo en cada palabra.

¿Por qué no la alegría? Si la ponemos nosotros, nosotras. Toda esa pléyade de gente que resiste, insiste. Más allá de insituciones y también más acá y en el medio y en el borde y por todas partes.

No nos van a robar lo que no puede ser robado. No busco un estilo perfecto (no sé qué eso) sino expresar, revivir y potenciar un sentimiento.

Deixe uma resposta