Marzo

Cuando viene marzo, es inevitable. Quedó para los argentinos, un recuerdo que no se puede borrar. Pero algo hemos hecho, en todos estos años, y mucho deberemos hacer, todavía, para que lo que nos quedó de recuerdos de lo que no hubiéramos querido nunca que ocurriera, se transforme definitivamente en lecciones aprendidas. No basta acusar a los ejecutores de la matanza, ni desnudar la falsedad ideológica con que la encubrieron, disfrazándola de lucha antisubversiva y combate al comunismo. Hay que mirar al propio pueblo que apoyó y sigue apoyando las razones del genocidio. Esto no nos gusta mirar. Preferimos seguir acusando a los que ejecutaron la matanza. Esto debe ser hecho.

Deben pagar sus culpas los asesinos y sus apoyadores. Pero si se mira hacia arriba, habrá que mirar hacia abajo, también, para que haya justicia, de verdad. Si no las marchas de los días de marzo en repudio al golpe, serán una triste farsa, porque no estaremos mirando hacia la gran masa de gente que, desde distintas posiciones sociales y económicas, apoyó y sigue apoyando las razones del genocidio. Esto no se puede decir en Argentina. Hay como que un pacto de silencio. Se buscan las minucias de si algún escritor famoso apoyó o no al golpe. Pero no se mira si vos lo apoyaste, vos que acusás al escritor, y no dijiste nada cuando empezaron a matar y a secuestrar y a desparecer gente a troche y moche.

Nos toca mirar hacia el futuro, pero sin procesar las razones íntimas e ínfimas que posibilitaron la matanza, estará siempre el riesgo de que pueda volver a repetirse. Y de algún modo se sigue repitiendo en la actitud intolerante ante los inmigrantes que reivindican derecho a la habitación. En la matanza de militantes sociales que se repite periódicamente, con precisión. En la intolerancia argentina al diferente. Hay un totalitarismo que condena toda discrepancia, y este totalitarismo está difundido en los comportamientos cotidianos. Si no miramos eso, cada mes de marzo, repetiremos la farsa de condenar al asesino, sin condenar las raíces dentro de cada uno de nosotros, que lo hicieron posible y hacen posible aún, tanta violencia en nuestra vida diaria.

Um comentário sobre “Marzo”

  1. Parabe9ns pela coragem de esvrecer isso. Perfeito quando vocea diz que fez uma prova que vocea se daria 10. c9 isso que no fim das contas importa.Agora, sere1 que ne3o passou pela sua cabee7a que a banca talvez simplesmente ne3o tenha entendido o que vocea escreveu? E por isso preferiu ne3o arriscar? Sere1 que vocea de certa forma ne3o este1 mais atualizado que a banca? Ne3o que tenha ocorrido neste caso especedfico, mas je1 vi isso acontecer ve1rias outras vezes. Na fanica banca para professor na qual participei, na nossa e1rea de CI, um professor da banca me criticou veementemente pq citei a wikipedia(!). Como algue9m que atua na CI ne3o compreende isso? Pra mim ficou claro que ele ne3o entendia o que eu estava dizendo. E aed, pacieancia.De qualquer forma, sua contribuie7e3o para a CI na minha opinie3o e9 mais importante do que a de muitos professores estabelecidos e tenho certeza de que quando vocea se tornar professor podere1 contribuir muito mais.Parabe9ns!

Deixe uma resposta