La necesidad de comunicar

La necesidad de comunicar es tan intrínseca al ser humano, que puedo decir sin temor a equivocarme, que propiamente no hay otra cosa en la vida que un intento contínuo por descifrar mensajes.

Tener un lugar es saber y hacer saber que tenemos algo que decir.

El día está amaneciendo en João Pessoa. Los pajaritos cantan. La luz del cielo se extiende sobre el campo visual.

En seguida serán los intentos por comunicar. Saber que las fallas son más frecuentes que los aciertos.

A no ser que estemos ya totalmente mecanizados. En ese caso cada mensaje será siempre correctamente interpretado.

Si no, será ese juego de ver qué es lo que aparece cuando tratamos de comunicarnos.

Yo te ofrecí una copa de vino. No me dí cuenta. Ya no sé más cómo hablarte. Con el corazón. Acertarás siempre, aunque te equivoques.

Puede parecer receta, pero no lo es. Es simplemente registro de experiencia.

Intento. Aproximación. Posibilidad. Provisorio. Parcial. Es con esto que trato de familiarizarme cada vez más.

Deixe uma resposta