La condena del asesino de Mariano Ferreyra es una señal contra la impunidad en Argentina

La condena a Pedraza, aun cuando limitada, es una fuerte señal; en primer lugar a esa dirigencia sindical corrupta y patotera, que no es impune. Señal de la que debiera tomar nota el gobierno de Cristina Kirchner, que gusta creer que se puede hacer cualquier cosa desde el poder porque nunca tronará el escarmiento.

Desde los años ’60 a la fecha creció una dirigencia sindical -desde el seno del PJ- corrupta y violenta; aliada siempre de las grandes patronales y de los peores gobiernos, hayan sido estos civiles o militares. Los Vandor, los Taccone, Lorenzo Miguel y Triaca, se continuaron y multiplicaron en los ’90 con los Daer, Cavallieri, Gerardo Martínez, Barrionuevo, etc; y Pedraza por supuesto.

El kirchnerismo en lugar de promover al llegar a la Casa Rosada una nueva conducción gremial honesta, cooptó una parte significativa de aquella dirigencia corrupta y degradada; incluso hasta devenida en empresaria en los años menemistas (Pedraza, por supuesto, entre ellos, que vivía en Puerto Madero como los dirigentes y funcionarios K). Y les dio la misma impunidad que tuvieron antes. O mas. Ahí está la conversación telefónica del Ministro Tomada con el propio Pedraza, en su momento, para certificarlo.

Nos alegramos entonces de los 15 años de cárcel a Pedraza, aunque debieran ser mas. Es la reivindicación de ese joven, Mariano Ferreyra, y todos los luchadores que sufrieron en carne propia, y enfrentaron a esa burocracia por años. Y es también, una señal contundente a este gobierno, que la impunidad en este país, siempre encontrará un límite.

Humberto Tumini
Movimiento Libres del Sur – Frente Amplio Progresista

Deixe uma resposta