Concientemente

¿Cómo construir un camino hacia el mañana? ¿Cómo llegamos hasta aquí?

Ir habitando el presente, paso a paso, y así ir estableciendo puntos de apoyo hacia un futuro mejor en lo personal, familiar, comunitario, social y político.

Más que idea es una imagen. Puntos de luz señalando una travesía hasta después del fin de la oscuridad. Esto se puede. Ya lo hemos hecho.

¿Qué recursos usamos en el pasado para sobrevivir a circunstancias adversas, cuando todo parecía perdido? ¿Cómo fue que conseguimos fuerzas para seguir adelante?

La conciencia del propio poder es poder. Abrirnos al diálogo, a la escucha, al intercambio. Construir proyectos en común. Sabernos parte de redes de afectos. No desesperar. Esto también pasa.

Pasará, pasará, pasará. Lo que no pasa es el amor. Es lo eterno. Es lo que sobrevive a la muerte. La proximidad de la muerte aquieta muchas cosas. Lo insignificante asume su propia proporción.

En cambio, aquello que es realmente valioso se muestra como tal. Lo esencial es mantener el foco. Tratar de mantener el día a día centrados, centradas en lo esencial, lo que no muere, el amor.

Vivir concientemente de cada respiración, del valor de la vida, del poder andar por sobre la tierra. Esto habilita a un actuar potente. La fe es más que creencia.

Salir de los automatismos, venir al presente. El futuro es ahora. Y será mañana, si somos capaces de repetir la hazaña que nos trajo hasta este punto.

Deixe uma resposta