Volver

fotoA veces me pongo a escribir, no por tener algo en particular para compartir, sino más bien simplemente para estar donde debo estar. Estar donde me siento bien. ¿Hay cosa mejor que uno sentirse bien?

Yo creo que no, che pibe o piba. Sentirse bien creo que es y debe ser el objetivo de todo ser humano sano. Bueno, pero no he venido aquí para decir estas cosas, aunque también por qué no, si una de las grandes bondades de esto de escribir, es que uno puede decir, y de hecho dice lo que se le da la gana.

Aquí me encuentro con personas queridas que he ido conociendo a lo largo de mi vida. Familiares y amigos, amigas. Gente cuyos rostros veo ahora. Llevo a todas estas personas en el fondo de mi corazón. Terapeutas comunitarios que he ido conociendo en Brasil, Uruguay, Argentina y Bolivia, Ecuador, Cille y Francia.

Gente con la cual he ido aprendiendo y espero seguir aprendiendo cada día. Que lo que importa es que seamos capaces de seguir generando confianza, fé en nosotros mismos. Recordar que podemos, que somos capaces. A veces miro hacia mis adentros y veo como que un gran espacio, colorido. Azul, violeta, blanco, verde, amarillo, naranja.

Todos los colores. Es el tesoro interior que he ido encontrando a lo largo de mi vida. Descubro quién soy. Lo he ido descubriendo sobre todo en los encuentros de la Terapia Comunitaria Integrativa, a lo largo de los años. Muchas veces me dejo llevar por el recuerdo, el sentimiento que va cosiendo todos esos momentos, esos lugares, esos sentires.

Me parece como si fuera ahora, que voy llegando a las Ocas do Indio, donde tantas veces me he encontrado con terapeutas de distnitos lugares. Se ha venido rehaciendo y se sigue rehaciendo mi mapa interno. Se va recomponiendo mi ser interior. Me voy teniendo de vuelta, y esto no tiene precio. No vale la pena una vida que no fuera mía.

Está siendo cada vez más mía, y esto me sorprende y me alegra más allá de lo que hubiera podido esperar. La fe, la oración, la pintura, la literatura y la poesía, la apreciación de lo bello. Todo esto y mucho más, es la sal de la vida.

Deixe uma resposta