“Un pacto honesto con la soledad”

La frase le había repicado todos estos días, y volvía esta tarde. Un pacto honesto con la soledad. Ahora sin comillas, pero es lo mismo. Es lo mismo. Un pacto honesto con la soledad. Había andado por la ciudad universitaria. Visto algunas personas caminando por las cercanías de la ADUF-PB y del correo, en el estacionamiento. El verde, la gente, empezaba a mejorar. Un pacto honesto con la soledad. La frase era de García Márquez, y se refiere al secreto de una vejez feliz, o saludable, no sé bien. Sé que de los escritores me han venido algunas frases tan buenas, de esas que a uno lo reconcilian con la vida. Saramago, Borges, Cortázar, Vargas Llosa, García Márquez. Forman como una casa infinita, una casa sin paredes, pero que te cobija, te abriga, te recoge. Poe.

Deixe uma resposta