Seguimiento

fotoHay algo que me gustaría comentar aquí, y es la cuestión del seguimiento, la fluidez, el adaptarse a las circunstancias cambiantes.
Es una idea oriental, que está expresada de manera clara en dos textos: el I Ching – El libro de las mutaciones, y el Eclesiastés, en aquél trecho en que dice que hay un tiempo para todas las cosas.
La idea del seguimiento, de estar atento a las exigencias del momento, propone una inserción en el movimiento de la vida, un dejarse llevar por el movimiento de la vida.
Esto no es un abandono puro y simple, sino una actitud de flexibilidad. La imagen del agua en movimiento me parece apropiada para esta idea.
Por lo tanto, no se trata de una pura pasividad, sino de un dejarse llevar, lo cual supone una intencionalidad de nuestra parte, pero una intencionalidad flexible y no rígida.
Sé lo que quiero, sé adónde quiero llegar, pero mi querer no se contrapone a lo que se va presentando, sino que más bien me dejo interpelar por las circunstancias, en vez de avanzar ciegamente.
El I Ching agrega que quien desee ser seguido, deberá servir. Jesús dice algo semejante, cuando se refiere a que el que quiera ser más grande, deberá estar al servicio de los demás. De modo que seguimiento y servicio se presentan asociados.

Deixe uma resposta