Rumbo

¡Qué maldición el parasitismo! La delincuencia política instititucionalizada. La maldad entronizada

La perversión hecha política de estado

El terrorismo de estado

La impunidad a los crímenes de lesa humanidad

La injusticia hecha cosa común y corriente

Qué maldición un mundo sin reglas, sin normas, sin valores, sin justicia

Sí, mi Dios, sin justicia somos menos que bestias

Ser humano da trabajo. Mucho trabajo

Por poco hay quien se venda

Pero resistir en el buen camino, en el amor que orienta y guía

Y sobre todo insistir en la solidaridad, la claridad

La acción honesta y correcta

Creo que no puede haber una distinción mayor

A la vuelta de este mi ya largo camino

Hay veces que miro para atrás

Y me admira haber llegado hasta aquí

Y seguir viendo lo mismo que ayer

La maldad banalizada

La vida desfigurada por la mediocridad oportunista

De Argentina a Brasil un vai ven

Yendo y viniendo hasta ver de nuevo mi patria levantarse de sus ruinas

Brasil salir también de las sombras de lo siniestro

Y otra vez lo mismo

¡Dame perseverancia, Dios!

Para que siga creyendo y construyendo un mundo bello

En que la vida y el amor sean lo supremo

El trabajo de aprender cada día a sobrevivir en condiciones adversas

Sin perdernos

Sin perder el rumbo

A tu casa, Señor

¡A  la tierra prometida donde siempre brilla el sol!

Deixe uma resposta