Respirar, pensar, y todo lo demás

Sentir, desear, querer, amar, decidir, elegir, ir, venir, quedarse, hacerlo, dejarlo.
El ser humano es una realidad compleja. No es fácil orientarse y actuar, vivir.
Estos días he estado sintiendo la respiración, su fuerza, el entrar y salir del aire. Un hecho fundamental. Sin él no hay vida. Cuando respiro libre e intensamente, pienso menos, estoy más tranquilo.
La memoria, la imaginación, todo lo que me compone, es una organización precisa sobre la cual tengo solamente un pequeño poder.
Mi experiencia y mi fe me dan una referencia para elegir y actuar.
Jesús dice “Yo soy la luz del mundo…”. Yo puedo orientarme por esa luz. Puedo orientarme también por mis valores, mis deseos, las necesidades que debo atender.

Deixe uma resposta