Renacimiento

Con el pasar del tiempo, la persona se va disociando de sí misma. Va dejando de ser quien ella es, para ser lo que los demás quieren. La necesidad de sobrevivir, de coexistir, de obtener afecto, alimento, la hacen ir negociando su ser auténtico, por algo que cree que los demás irán a apreciar. En vez de ser quien ella es, la persona se torna una falsificación legítima, un auténtico fraude, una caricatura de sí misma. Pero la vida es un camino de vuelta. En la misma disociación, están contenidos los gérmenes de reencuentro. Con el pasar del tiempo, la persona se torna espectadora de algo inimaginable. Todo la maravilla, a comenzar por ella misma. A su alrededor, todo le parece nuevo. En realidad, son recuerdos de sí que empiezan a volver. Ella nace de sí misma. A esto llamamos renacimiento.

Deixe uma resposta