Presente

A veces uno puede llegar a creerse abandonado por un amigo, o por muchos amigos. Pero si mira mejor, ve que no es así.

Los amigos y las amigas se hacen presentes a su modo. No a todo el mundo le gusta escribir. O también, no siempre la otra persona, de quien esperamos alguna palabra, está dispuesta a escribir.

Cuando la reacción es desproporcionada al hecho, no estamos reaccionando al hecho (presente), sino a lo que el hecho nos reenvía (pasado), dice Adalberto Barreto. Hoy anduve por el centro de Mendoza. Las tiendas de ropa.

Las barraquitas de libros usados. El tránsito. La gente andando por las veredas. La proximidad de un nuevo viaje siempre me provoca un poco de. Ansiedad. Miedo. Yo sé que los miedos vienen del pasado, no son un dato del presente.

En medio de estas caminatas, me daba cuenta de que esa sensación de abandono, tampoco es del presente, es del pasado. Así, el pasado va pasando, y el presente se presenta. No es necesario tener miedo. No hay motivos para un miedo generalizado, difuso.

Deixe uma resposta