Presencia

Hay algo que no se puede dejar que se apague: es la luz interior, el fuego interno que nos mueve. Por algún motivo o limitación ocasional, uno puede verse impedido de hacer algunas cosas que le gustan o juzga necesarias. Esto, sin embargo, no lo ha de desviar de la tarea de mantenerse totalmente fiel a sí mismo en toda circunstancia, presente a sí mismo, presente.

 

Deixe uma resposta