Pintando

Hoy hice un pequeño cuadrito en pastel. Un álamo verde, naranja y amarillo a la derecha. Un fondo amarillo y verde abajo. Atrás, las montañas a la distancia, marrones y grises, en una línea serrilhada. A la izquierda, unos matorrales difusos, verde claro, verde más oscuro, y verde hoja, apenas perceptibles. El cielo, azul con un solcito amarillo del centro hacia la izquierda. El papel telado del bloquecito iba creando unos efectos bien bonitos al contacto con el pastel. Mientras pintaba, la mente iba parando. Iba de aqui para allá, y paraba. Pensaba: qué magia. Algo tan sencillo como poner los colores en una hojita, crea como que un intervalo, un remanso. Uno se aquieta. Como si empezara un nuevo día.

Deixe uma resposta