Modo de encaje

 

 

 

 

 

 

 

Ese día, te habías levantado como quien viene de detrás de una lámina transparente. Y ¿quién dice que no sea eso el despertar, el llegar a este lado de la vida, desde el mundo de los sueños? En algún lugar del dia estaría su comienzo, y al llegar tú a la vigilia, como que de algún modo te vas predisponiendo a engancharte con ese comienzo del día. A veces te preguntas cuál sería la manera correcta de engancharte en el día, pero entonces recuerdas que en el camino se arreglan las cargas. Tal vez no sea del todo el refrán adecuado, pero de todas maneras, es así. Vas escribiendo, escuchando, pensando, haciendo o dejando de hacer, decidiendo, y de alguna manera en ese remolino del estar aquí de este lado, se va produciendo el encaje. No te preocupes por el modo, él va ocurriendo. Tú eres el modo, con esa tu forma de ser y de sentir, de estar en el mundo. Ese es el modo. El modo eres tú.

Deixe uma resposta