Escribir, compartir

Hay unos días en que uno está sólo parcialmente por aquí. Antes de todo, debo aclarar que estas cosas que escribo, no pretenden darle lecciones a nadie. Son solamente experiencias personales que comparto. Lo digo pues, aunque generalmente recibo comentarios positivos sobre lo que escribo, eventualemnte alguna persona se siente autorizada a agredir no sé por qué, con aires de sapiencia injustificados por la poca experiencia. Cuado uno escribe, está extendiendo puentes, está compartiendo la vida.

Quien no esté en condiciones de compartir, puede seguir su camino a su modo, pero deje que aquellos que son capaces de intercambiar fraternalmente y de modo constructivo, lo sigan haciendo. El ejercicio de escribir es arduo, como toda tarea. Hay quien pueda escribir por no tener otra cosa que hacer, y hay quien escriba pues es lo que tiene que hacer. Yo escribo para tratar de ir encontrando mi lugar en el mundo. Un lector poco respetuoso, me dejó un comentario que tuve que suprimir: con aire sobrador, me decía si la vida había sido alguna vez otra cosa que este irse buscando.

Yo no hablo de la vida de otras personas. Hablo de mi propia vida, con la perspectiva de quien, a la edad que tengo, ha recorrido un camino bastante largo. Mucho aprendizaje. Y un ideal que no desiste, de ir construyendo, entre muchos, un mundo mejor que empieza en el interior de uno mismo, y se va extendiendo hacia los ámbitos en que cada uno convive. No creo que esto haga de mí alguien mejor ni peor que nadie. Apenas tengo la alegría de saber que no estoy solo. Que hay gente que trata de vivir su vida pautada en la fidelidad a sí misma, asentados en el amor y la justicia.

En mi caso, me he apoyado en el amor sobre todo a la belleza. Ayer cuando fui al parque, me di cuenta de que la imagen que veía delante mío, el bosque bañado por el sol, los árboles verdes subiendo hacia el cielo para el lado del Rosedal, esa imagen estaba adentro mío. Era una imagen que estaba adentro mío. Lo repito pues me admiró. Esto no lo comparto porque me crea mejor que nadie, sino porque creo que cuando uno va compartiendo las cosas buenas que va descubriendo, el mundo va mejorando. Uno va enriqueciendo lo noble, la maravilla, la extraordinaria maravilla que es estar vivo, la maravilla que es la vida.

Deixe uma resposta