Escribiendo

fotoEscribiendo me voy teniendo de vuelta.

A veces no tengo nada que hacer. Entonces me pongo a escribir. Escribo para tener un lugar para mí. Para ir haciendo mi mundo. Para descubrir el mundo que me rodea. Para ser más yo. Para ver cómo es la gente.

La gente no es como a mí me gustaría que fuera. La gente es como es. Y la conozco y me conozco al escribir y al leer. Leer y escribir, son términos complementarios. Actividades que se complementan y se completan.

Muchas veces escribo aún sin escribir. Simplemente me voy a la hoja, y veo las letras. Veo las hojas y las letras y me aquieto. Me viene una tranquilidad bárbara. Cuando escribo, me junto. Me junto al escribir.

Escribo y leo y me leo y me escribo. Tal vez escriba más para tenerme de vuelta. Para despegarme de los papeles sociales. Escribo y no importa mucho si alguien más lee lo que escribo. Ya lo leyó el primer destinatario de estas letras.

Leo mi historia en lo que digo y en lo que callo. Las palabras y los silencios forman el mundo. Los silencios son las bases de las montañas cuya cumbre son las letras que forman las palabras. Silencios y palabras forman el habla del mundo.

El mundo habla y el mundo calla. Y como el mundo, callo y hablo. Hablo y callo.

Deixe uma resposta