Equilibrando

Esa mañana, se despertó pensando en su reactividad, su inmediatismo, una tendencia al choque, al enfrentamiento. A ver peligro por todas partes, gente no confiable. Cosas que tienen que ver con un tiempo pasado, un tiempo que ya no es más. La conciencia lo sabe, la mente también, pero el cuerpo todavía recuerda. Las cargas se arreglan por el camino, decía mamá. Se arreglan, sí, madre.

Pero en esos días de junio, o de cuando fuera, en que entras en un cono de sombra en que todo parece tan incierto y todo asusta, sabes que la luz está más cerca. Miras la red de apoyo psico-social. Una red sustenta, da apoyo, y también conecta. No estás solo. Estás apoyado y acompañado. No solo de afuera, sino también de dentro, de tí mismo. Formas parte de la red de la Terapia Comunitaria, que te reconecta con tu familia, con tus valores, con tus antepasados, con tu historia de vida, con tu niño interior, que venció todas las batallas para llegar hasta aquí.

Deixe uma resposta