¿Cómo lo que hago se inserta en mi historia de vida?

Cuando me hago esta pregunta vienen varias respuestas, como flashes. La secuencia de actos y sentidos integrados en mi hacer actual.

Si riego las plantas me veo en retrospectiva, como en una panorámica, desde niño hasta ahora, en los distintos jardines donde estuve.

Los sentidos van cambiando y también permanecen. Se cosen los actos, se unen los tiempos. Evito así la acción meramente mecánica o repetitiva.

Lo que hago ahora es un florecer, una continuidad, una desembocadura. Al mismo tiempo mi acción actual se muestra como formando parte de la totalidad de mi vida.

Mi familia y mis raíces, toda mi trayectoria vital se reúne en cada acto. Esto sucede con el respirar, con el caminar por la vereda o por una plaza, el hablar con una persona, el leer o el escribir. Toda mi vida se me revela como un hecho unificado.

Dejo de sentirme un mero ejecutor de tareas. La sociología que aprendí y practiqué, los libros que publiqué, los lugares donde estuve, las personas que conocí, todo forma parte de un único y mismo movimiento que comenzó con mi nacimiento y se prolonga en mi acción actual.

Colores en los que reúno lo que le da sentido y valor a mi vida (amarillo y rojo) expresan esta unidad. Me sostienen y dan fuerza.

Deixe uma resposta