Celebración de la vida

Había empezado el día de una manera diferente. Llovía, y se puso a escuchar el sonido del agua cayendo. Pensó cuánta agua, cómo es que puede haber tanta agua en las nubes, y no la vemos, y el agua cae, cae sin parar. Escuchaba ese sonido, tratando de no pensar. Era de noche todavía, y se sentó por un momento apenas para escuchar la lluvia cayendo. Pasaban los pensamientos y los dejaba pasar. En un momento, escuchó el primer pío del pájaro de la mañana. Era un sonido singular. No era un canto ya escuchado. Era ese canto, el primer canto de pájaro del día que estaba por comenzar. Esa era la señal de que el día estaba comenzando. Siguió sentado en la silla, apenas escuchando. Enseguida, otro canto, un poco diferente, un poco más agudo. Era tal vez el mismo pájaro, el mismo que sigue cantando ahora, mientras sigue la lluvia cayendo sin parar en la mañana que acaba de comenzar, que ya muestra los edificios y las casas, los tejados de las casas de enfrente.

Podría empezar el día de una manera diferente, pensaba. Y era diferente. En la actitud. Observando, dándose un tiempo, permitiéndose, sin violencia, sin forzar nada. Era el día del cumpleaños de su hija mayor. Le escribió una cartita por la internet, como se hace ahora. Antes escribías en un papel y la ponías a la carta en un sobre e ibas a la esquina o al correo y la echabas al buzón. De esos buzones rojos que había en las esquinas o por ahí en alguna pared. No pudiste dejar de recordar las muertes que precedieron la llegada de esta vida tan preciosa. Habían pasado muchos años de muertes y muertes y muertes y Argentina parecía un gran cementerio. Cuando llegó tu primera hija, empezó a venir la vida de nuevo. Empezó a vivir uno de nuevo. La vida había venido otra vez. Días atrás recordabas los tiempos grises del miedo y la traición, la infamia y la abyección con que los sectores dominantes aterrorizaron a tu pueblo durante años y lo siguen haciendo, con la prepotencia, el desprecio a la vida, la mentira, el engaño. Pero hoy es un día diferente, un día de celebración de la vida. La lluvia casi ha terminado.

Deixe uma resposta