Caminando

Amor y justicia van siempre juntos.

Ayer caminaba por la beira-mar. Me acordé de una frase de Jesús Cristo que dice: “Allí donde esté tu tesoro, estará tu corazón”. Esto me alegró.

Sentí que Jesús viene viniendo. Cuando esto ocurre, me alegro mucho. Es como si todo se contuviera en un lugar muy amoroso. Me dí cuenta de que en realidad somos nosotros los que decidimos qué vida queremos llevar.

Puedo pautarme por el amor y la justicia. Puedo hacer mi habitación en la casa del Señor. Esto ciertamente resuelve muchos de mis problemas. Establece una dirección.

No es que no tenga que estar siempre decidiendo. Siempre tendré que hacerlo. Elegir: esto sí, esto no. Pero si establezco una dirección, y esta dirección es el amor, todo se ajusta.

Por eso es que amor y justicia van siempre juntos. El amor me ajusta. El amor pone las cosas en su lugar.

Deixe uma resposta