Actitudes

Crítica, denuncia, transformación. Me faltó una palabra en el medio. Pero ya vendrá, si es que tiene que venir, si no, quedará en el lugar donde se ha quedado. Lo que quería decir, y de hecho estoy empezando a tratar de decir, es que la crítica y la denuncia (ahora vino la palabra que faltaba: propuesta), si bien son necesarias, a veces tienen algo de estéril, pueden estar escondendo una omisión.

La propuesta ya se compromete más, ya tengo algo que ver con la solución de lo que está en pauta, de aqullo que creo que debería mejorar. Pero el punto clave, la actitud que de hecho nos hace dueños del presente, es la transformación. Es cuando me hago cargo de este momento, de lo que significa para mí, ahora, en este exacto momento y lugar estar respirando, pensando, sintiendo, queriendo.

Comparto estas consideraciones com los lectores y lectoras, pues me parece que algunas veces uno se pega demasiado a la crítica, a la denuncia, y se olvida de las actitudes positivas. No es que no se pueda o no se deba criticar o denunciar, pero no basta. Cuando popongo, ya he dado un pasito más hacia adelante, ya me he metido en la cosa, ya digo: esto es mío, o esto me dice respecto, y quiero hacer algo para mejorarlo.

Ahora bien, cuando de hecho me pongo en el lugar donde debo estar, es cuando tomo la situación en que me encuentro en mis manos, y digo: ahora le voy a dar la forma que quiero, o ahora voy a dirigir el curso del agua hacia donde yo quiero o necesito. Uno no puede modificar todo en nuestra vida. Hay muchas cosas con las cuales tenemos que habituarnos a convivir. Pero aún en esos casos, podemos ser creativos, podemos ponerle nuestro toque personal a la red de relaciones en la cual estamos inseridos, para que no seamos víctimas, y sí vencedores.

Deixe uma resposta