Crónica segunda

Ahora sí ya es de día. Soy feliz porque quiero, no por tener o no tener esto o aquello. Es imposible vivir incondicionadamente, me parece. Hoy, desde que me levanté, ya pasaron por mi mente…