Arquivo da tag: Ritmo

¿Para qué la obra de arte?

¿Para qué tanto apuro?

No sé que escribiría ahora

Qué es hora de decir qué

O si más bien es hora de callar y escuchar y ver

A ver qué aparece

A ver si me conecto más conmigo y con esto que está aquí

Un mundo que corre demasiado rápido

Y ya me pregunto

¿Para qué tanto apuro?

Si los segundos van pasando despacito

No puedo dar más que un paso por vez

Ya ves que algo había que decir

Escuchar y ver

¿Para qué tanto apuro?

¿Para qué la obra de arte?

¿Qué es el arte sino una manera de hacernos un lugar aquí?

Disfrutar de lo que está aquí

La belleza

Todo lo que nos rodea

Tanto apuro lleva a desconocernos

Desescucharnos

Si no me escucho cuando te escucho

Si no me escuchás cuando te hablo

Si no sabemos lo que decimos y va una palabra por otra

Y ya no sabemos qué decimos

Ahí sí que la cosa está fea

Trato de no confundirme

Ver qué es lo que está pasando

Qué es lo que estoy sintiendo

Qué es lo que quiero y me hace sentir bien

Qué rumbo tomar

Quedarme o ir

Decir o no decir

Esto o aquello

Lo hago o no lo hago

Entonces me encajo en el tiempo

El tiempo me lleva y me voy.

Revolución es amar y ser feliz

Me levanto tempranito. Matecito. Solcito. El canto de la aves. Cielo azul. Alegría. ¡Buen día! Podría terminar por aquí, y no sé si no lo haga. Tal la fuerza de la vida esta mañana. Ella me ama.

Basta de tanta bronca. ¿Para qué tanto odio?¿Por qué no reír? Algo tan simple como el amor de una mujer. María. Descubrirla adentro mío no es novedad, pero sí el modo como es ahora. Verme adentro ella.

No busco seguir reglas gramaticales, ni tampoco transgredirlas. Estoy cansado de tantas normas. Sólo quiero respirar. Disfrutar este día que ha comenzado. No tengo que obedecer ni desobedecer siempre.

Puedo elegir. Puedo ver. Puedo sentir, sobre todo. Entonces saber. Pasito a paso. Un paso por vez. Así es como puedo seguir adelante. No necesito atropellarme ni atropellar. Hoy recordaba juegos de palabras. How long era jaulón.

Después las cosas se pusieron demasiado serias. Nada de risas. ¡Pero sin risas no vale la pena, che! Gente seria. Ríase. Se va a sentir mejor, m´hijita. ¿Por qué no recordar las cosas buenas de la vida? Las bromas, los chistes, las canciones. Las bellezas que nos envolvían.

Revolución era amar y ser feliz. Eso es revolución. No creo en otras revoluciones. Ahora resulta que hay que acobardarse porque…y viene una larga lista. Esto no se puede. Esto no se debe. Dígalo así y no de otro modo. ¡Pero no, che! Dígalo como le parezca y se acabó. ¡Qué tanto!

La fuerza de la vida es placer. Es disfrutar. Esto cambia en cada estación. Pero la intención es la misma. Recuerdo a mis padres. Sabían disfrutar de la vida. Cada uno a su manera. Reían. Cantaban. Nos enseñaron a mirar las cosas de frente. Mis abuelas no eran diferentes. Canciones italianas y catalanas. Y la risa de mi abuelo Juan no la olvido.

Este es mi origen. Faltan mis tíos y tías. Pero están aquí también. No falta nadie. No se vayan a creer que todo era una fiesta siempre. Estaban las cosas que había que enfrentar seriamente. Pero era con buen ánimo. Nada de desesperarse. Miren como son las cosas. Empecé con el canto de las aves y el amor. Y ya me voy yendo, con el sol.