Arquivo da tag: placer

Soy escrito

Cuando me siento mal, aburrido, con miedo, preocupado, cosas así, es porque estoy fuera de la hoja.

Como esto es imposible, lo que ocurre en realidad, es que no me estoy leyendo.

Si no me veo, si no me leo, si me creo fuera de la hoja, sufro.

Entonces me veo, me leo, me siento dentro de la hoja que es mi lugar, y me siento bien.

Ya ven que las cosas son fáciles.

Es cuestión de saber cuál es mi lugar, y ocuparlo.

Ahora mismo que escribí esto, ya se me fueron los dolores que tenía.

Soy un hombre escrito.

Soy escrito.

Siendo así, estoy bien donde quiera que está, siempre que me lea.

Es sólo una cuestión de atención.

No soy muchas cosas, como creía antes.

Soy una sola cosa.

Soy un escrito continuo y confiable.

Soy la hoja que escribo y lo que escribo y leo.

Así de simple.

Adonde quiera que voy y sea lo que sea que pueda llegar a estar haciendo, soy eso, ya que yo mismo lo estoy leyendo o lo escribí o lo escribiré.

(No soy dos sino uno. Uno que escribe y lee y se lee en lo que escribe y lee).

Revolución es amar y ser feliz

Me levanto tempranito. Matecito. Solcito. El canto de la aves. Cielo azul. Alegría. ¡Buen día! Podría terminar por aquí, y no sé si no lo haga. Tal la fuerza de la vida esta mañana. Ella me ama.

Basta de tanta bronca. ¿Para qué tanto odio?¿Por qué no reír? Algo tan simple como el amor de una mujer. María. Descubrirla adentro mío no es novedad, pero sí el modo como es ahora. Verme adentro ella.

No busco seguir reglas gramaticales, ni tampoco transgredirlas. Estoy cansado de tantas normas. Sólo quiero respirar. Disfrutar este día que ha comenzado. No tengo que obedecer ni desobedecer siempre.

Puedo elegir. Puedo ver. Puedo sentir, sobre todo. Entonces saber. Pasito a paso. Un paso por vez. Así es como puedo seguir adelante. No necesito atropellarme ni atropellar. Hoy recordaba juegos de palabras. How long era jaulón.

Después las cosas se pusieron demasiado serias. Nada de risas. ¡Pero sin risas no vale la pena, che! Gente seria. Ríase. Se va a sentir mejor, m´hijita. ¿Por qué no recordar las cosas buenas de la vida? Las bromas, los chistes, las canciones. Las bellezas que nos envolvían.

Revolución era amar y ser feliz. Eso es revolución. No creo en otras revoluciones. Ahora resulta que hay que acobardarse porque…y viene una larga lista. Esto no se puede. Esto no se debe. Dígalo así y no de otro modo. ¡Pero no, che! Dígalo como le parezca y se acabó. ¡Qué tanto!

La fuerza de la vida es placer. Es disfrutar. Esto cambia en cada estación. Pero la intención es la misma. Recuerdo a mis padres. Sabían disfrutar de la vida. Cada uno a su manera. Reían. Cantaban. Nos enseñaron a mirar las cosas de frente. Mis abuelas no eran diferentes. Canciones italianas y catalanas. Y la risa de mi abuelo Juan no la olvido.

Este es mi origen. Faltan mis tíos y tías. Pero están aquí también. No falta nadie. No se vayan a creer que todo era una fiesta siempre. Estaban las cosas que había que enfrentar seriamente. Pero era con buen ánimo. Nada de desesperarse. Miren como son las cosas. Empecé con el canto de las aves y el amor. Y ya me voy yendo, con el sol.

Excelente comienzo: reír

Reír es el mejor remedio. Una persona es un capítulo.

El capítulo de hoy empieza así. “La vida es amiga del arte, es la parte que el sol me enseñó.” ¿Para qué tanta seriedad?

¿No cierto? Yo creo que sí. No es necesario. Si me río todo va mejor. No es la risa del sarcasmo, para nada. Es más bien la otra. La carcajada sonora, que borra las tinieblas e ilumina.

¿Qué es lo que me provoca tristeza? ¿La ausencia de un ser querido? No puede estar ausente ya que está aquí. Ayer me entretuve leyendo algunos de mis libros. Mosaico, Libertatura, Folhas recolhidas.

Me hizo bien volver a sentir como es que yo era entonces. En 2003, en 2014, en 2017. Es una comedia. Me reía al recordar gente y situaciones de entonces.

Lo que pudo parecer dramático ahora me hace reír. No sé como es que hay gente que cree que la historia no se repite. Los mismos trucos.

Creen que uno no presta atención, pero yo presto atención a todo, siempre fui así. No se me escapaba nada. Releyendo esos escritos antigos me viene una sensación de contentamiento.

Se puede. Yo puedo. Se puede salir siempre de la situación más desafiadora. Y a veces el desafío es simplemente comprender. En vez de arremeter sin reflexión, parar, mirar, escuchar, ver.

Como aquellos letreros que había en el paso a nivel. Pare, mire, escuche. Cuidado con los trenes. Cada cosa que escribo trae una infinidad de evocaciones. El miedo no debe gobernar nuestros actos.

Mirando retrospectivamente, y aún en el pasado más reciente, veo que a pesar del miedo siempre seguí y sigo adelante. El miedo muchas veces son recuerdos fuera de lugar.

Los pongo en el estante respectivo y ya está. Ahora la casa está vacía. Muchas veces me quejo de no tener lugar. Ahora tengo todo el lugar. Veo los cuadros, los rostros familiares. Todo me toca aún más.

Los recuerdos de familiares que aquí estuvieron y están de otras maneras. Mis padres me han recibido en esta casa. Los encuentros virtuales me traen acogimiento. Apoyo. La vida va yendo así.

El canto de los teros a lo lejos. El sol subiendo sobre el horizonte. Nubes. ¡Cuántas nubes ya pasaron! Seguirán pasando. Y el sol brillando. Siempre brilla el sol. El aprendizaje del vivir es contínuo. Belleza.

Ese es el camino. Siempre hay una salida posible. Nunca estamos solos ni solas. Sacar el mayor bien del mayor mal. Generar algo bello. Así empieza la introducción a este día.

¿Qué cosas me animan, qué es lo que me da placer y alegría?

Mañana fría en Carapibus. Nublado y ventoso. La alegría y el placer, una suerte de felicidad, viene junto con el nacer del día.

La luz del sol se deja ver por entre medio de las nubes. A lo lejos, el mar que pronto empezará a brillar, refulgente.

¿Qué cosas me animan, qué es lo que me da placer y alegría?

Miro adentro de mi corazón y ya veo una lista.

Belleza en primer lugar. Una flor, un rostro, una voz, un paisaje. Un recuerdo poderoso que me mueve hacia adelante.

El amor a mí mismo. El tenerme y tratarme como alguien muy querido. No tanto un mero cumplidor de tareas u obligaciones.

Por suerte creo haber cumplido muy bien con lo que me tocaba, como padre, hijo, hermano, etc.

Conciencia limpia. Paz de espíritu.

Ahora me queda un día que se abre como un abanico de posibilidades.

Yo puedo mantenerme centrado y focalizado en mis propios ejes.

Así fue ayer, así será hoy y siempre.

No cedo a la presión que trata de imponerme otras cosas.

Tengo mi experiencia y vivo de ella.

Hubo tiempos en que viví en la inestabilidad, la precariedad laboral, la inseguridad. Hoy busco una seguridad que se alimenta más bien de lo interno y próximo.

Anduve cerca de la pobreza, lo suficiente como para saber que no es para el ser humano. No hay ninguna necesidad de que nos falte todo, en especial confianza.

 

Imagen: “Las flores después de la lluvia.”

Paisajes

Anoche estuve en el centro histórico de São Luiz do Maranhão, con familiares.

El lugar en que nos encontrábamos es el que está mostrado en la foto.

Eran los últimos momentos de un paseo que nos llevó desde João Pessoa hasta Barreirinhas, en los lençóis maranhenses.

Ahora ya de vuelta a casa, quedan las memorias de ese mundo verde de los igarapés, las dunas, el habernos asomado a una naturaleza que nos proporcionó sensaciones benéficas.

Personas que nos brindaron su amabilidad y algo de su tiempo, para hacer más agradable nuestro paseo.

El mundo y la gente, es mejor verlo directamente que creer lo que viene por la mídia.

La clave de la vida

Soy saboreo siento

Soy el placer de ser quien soy

Siento

Este es mi poder

Esta sensación es invencible

Siento mis pensamientos

Siento mis palabras y las tuyas

Te siento

Me siento

Y este es todo mi poder y mi placer

No hablo sin sentir

No pienso sin sentir

No siento sin sentir placer

El placer de ser

Si me preocupo es porque no estoy sintiendo

No me preocupo

Siento

Entonces sé

No tengo miedo porque siento

El sentir es seguro y me protege

El sentir es todo

Siento el mate

El aire

Me siento

Siento el piso y los pájaros

El amor

La tristeza es un sentir también

Que siento al sentir una falta, soledad

Pero aún al sentir tristeza,

Por sentirla es que la siento menos triste

La tristeza triste es la no sentida

La sensación y el sentimiento son la clave de la vida

Clave de sol

Luz

Si palabras o actos me hieren o molestan

Siento y me aquieto

Me siento y escucho con el corazón

Esto me defiende del mal que viene de afuera

Siento mi cuerpo, mis pasos, mi respiración, mi presencia

Y todo esto me alegra y me da felicidad y paz y placer

Sentir es foco en mí

Centro en mí

Luz

¿Cómo podría no ser feliz si siento?