Arquivo da tag: Pintura

Trayectoria

Hecho el hábito, sólo queda obedecer. Escribir. Pintar. Ver la belleza alrededor.

Cuidar de la casa. Hago el inventario de algunas de las cosas que hice hoy. Arreglar la manija de una puerta. Destapar un baño. Cuidar del jardín. Ir de Carapibus a João Pessoa ida y vuelta.

Compaginar un libro. Pintar unas flores de acacia amarilla. Dejar de exigirme tanto. Al fin y al cabo hago lo que puedo. Hice un montón de cosas a lo largo de mi trayectoria. Trato de mejorar mi estar aquí.

Perdonándome por no ser perfecto. Asumiendo ser el que soy. Viendo que más bien he generado belleza a lo largo del tiempo. Registrando la trama sutil que me sostiene así como sostiene todo lo que existe.

Las flores que vinieron después de la lluvia

Aquello que sé de mí y me libera

Lo que me reconcilia conmigo y con mi pasado, con mi historia

Lo que me da paz interior y me consuela y me alegra

No lo puedo decir, aunque quisiera

Es un viaje personal

Lo he venido encontrando largamente, lentamente

Y está aquí, soy yo

Es esto que escribo esta mañana lluviosa

No soy perfecto, como no lo es nadie

No necesito gustar de quien no gusto

Lo he venido registrando en incontables escuchas y conversaciones

Está en mis libros y artículos sociológicos

En un cuadrito que revela la belleza de lo que son

Las flores que vinieron después de la lluvia

Es esto: las flores después de la lluvia.

Puedo gambetear

Puedo también patear

Puedo gritar y chillar,

Puedo cantar

Pintar y poetizar

Y puedo también ver la página de hoy que escribo

Es un nacimiento todo el tiempo.

 

 

Centramento e foco no amor

Temos tentado manter desde o início desta revista, um espírito construtivo.

Apoiando e promovendo a defesa tanto dos Direitos Humanos, quanto distintas formas de realização da vida humana em plenitude.

Isto significa estimular nas pessoas o desenvolvimento do seu potencial resiliente, o espírito comunitário, que nos leva a privilegiar o que une ao invés do que nos separa e opõe.

Acreditamos que desta maneira estamos colaborando com a preservação e saúde do tecido social, tão seriamente danificado por vários fatores.

Um deles, o discurso do ódio, tão amplamente difundido pelas chamadas “redes sociais”.

Um outro, não menos importante e estreitamente conectado com o anterior, a difusão de atitudes negativas com relação a outros seres humanos, não importa quem sejam.

Um terceiro, a difusão de atitudes negativas com relação à história, à memória, os valores superiores.

Este quadro perverso e adverso está sendo um desafio para pessoas que, como nós, valorizamos os pequenos esforços cotidianos, o dar as mãos, a construção coletiva.

A vida é uma prova contínua. Não somos um movimento de massas nem acreditamos em transformações que dispensem a tomada de decisões e responsabilidades claras e firmes no interior de cada ser humano.

A pandemia, o confinamento, o golpe de estado de 2016 e a instalação do regime autoritário em 2018, têm potenciado a capacidade resiliente de muitas pessoas e comunidades.

A construção de vínculos solidários positivos, a promoção do senso de pertencimento, o acolhimento, a escuta com o coração, a fala desde o coração, são outros tantos recursos positivos que tivemos que desenterrar e reavivar.

Temos plena consciência da brevidade do tempo. Daí a nossa teimosa insistência numa esperança ativa que volte o nosso olhar, nosso sentimento e a nossa ação, para aquilo que não morre. O amor. A fé em nós mesmos e nós mesmas.

A certeza de que não estamos sós, mas que fazemos parte, com tudo que nos rodeia, de uma amorosidade infinita que nos aguarda no fim do caminho, que não é fim, mas recomeço.

A vida bela é uma obra de arte. É a obra de arte por excelência. É um esforço cotidiano centrado e focado no amor, que nos vai dando a pauta do que fazer, por onde ir, o que dizer ou não dizer.

Os anos passam, os dias passam, passam as horas. Uma hora passaremos nós também. Que tenhamos deixado um rastro de amor e consequência.

Só se vive uma vez. A vida não é descartável. É perene. Renova-se constantemente, com tanta mais força quanto maiores os desafios a enfrentar.

Partilhe conosco as suas experiências! Vamos reforçar esta corrente solidária!

 

¡Qué linda que es la vida cuando no pienso en ella!

¡Qué linda que es la vida cuando no pienso en ella!

Esto me vino ayer como un relámpago

Un pensamiento brevísimo

Una certeza indudable

No necesito pensar, si quiero ser feliz.

Muchas veces he tenido este tipo de percepciones

Después me aparto de ellas

Y me dejo envolver por el distanciamento

Pero la felicidad está aquí

Y la felicidad es esto.

No necesito programar mi infelicidad

Como si ser feliz fuera una señal de algo negativo

Cierto intelectualismo absurdo y abstracto, ese sí anormal y venenoso

Difundió (no sé si lo sigue haciendo)

Que deberíamos sufrir por los males del mundo

¿Cómo podés ser feliz si hay tanto dolor en el mundo?

Como si la vida fuera una condenación perpetua.

En la contramano, un Rubem Alves, un Omar Khayyam, una Adelia Prado y una Martha Medeiros

Felizmente nos traen lo contrario

La felicidad de las pequeñas cosas

Una persona feliz no puede ser dominada

Seguiría enumerando las ventajas y virtudes

De la felicidad mínima y máxima

Imaginaria y real

Cotidiana y eterna

Pero la verdad es que me basta tenerla y serlo

Es tan breve la vida que prefiero

Disfrutar cada segundo cuanto puedo y como puedo

Y no de maneras extrañas o ajenas que me disociarían y me alejarían

Me robarían el presente que es lo único que tengo

Este presente tan precioso lleno de historia y de historias

De memorias y de sueños

Me adueño de este tesoro y me quedo en paz.

Mi camino de regreso

He venido relatando y pintando

Dibujando y cantando

Mi camino de regreso

La vuelta a mí mismo

He escrito un libro y más de un libro

Talvez todo lo que haya estado haciendo

Haya sido nada más ni nada menos

Que haciendo mi camino de vuelta

¡Media vuelta, marche!

No sé si la vida pueda llegar a ser esto

La vuelta a uno mismo

En mi caso lo es

Y me alegra haber vuelto y seguir volviendo

Estar aquí es muy placentero

Entero, sin recortes ni podas

Tal como soy

Creo que así fue mi jornada

Un volver, volver, volver

Estar siempre volviendo

No sé si alguien que me lea podrá preguntarse

¿Cómo es que sigue volviendo si ya volvió?

Has visto la lluvia y el sol

El mar y la luna

Van y vienen

Vuelven siempre

Ahora que escribo estas palabras

Todo mi pasado integrado está aquí conmigo

No hay más cortes

Sólo una única memoria unificada

Que escribe estas cosas

Por eso es que estoy tranquilo

No necesito estar corriendo ni huyendo

No hay de qué huir ni de quién huir

Lo que veo alrededor es actual y eterno

Vivo esa dimensión

Ahora que hay un solo tiempo.