Categorias
Cidadania Educação Español

Identidad

La necesidad de ocupar mi propio lugar es lo que me trae hasta aquí. El conjunto de órdenes e imposiciones, las programaciones de comportamento social implantadas, crean una especie de barrera o dique. Una limitación que al mismo tiempo es una condición para la realización de lo que soy. Lo que somos. Puedo pluralizar o singularizar.

¿Qué hay de mí? ¿Qué es lo más auténticamente mío? Lo más básico y elemental. La respiración. El sentir. El sentimiento. Si me conecto con mi eje principal, todo anda bien. No dejaré de estar conmigo mientras esté con otras personas.

Una buena parte de lo que soy es intersección con seres queridos que me componen. Sin ese entrecruzamento constitutivo hecho de afectos y reconocimiento mútuo, yo no sería. Descubrir el eje principal y vivir según ese centramiento es lo que más necesito.

En comunidad aprendo el valor justamente de la reciprocidad. Cuando dejo de oponer una barrera al amor, fluyo. Me permito vivir esa trama fina de la vida que compone todo. He hecho la experiencia de observar atentamente mi mundo interno.

Me doy cuenta de que hay un tipo de pensamiento que es más que pensamiento. Es la propia substancia de la realidad. Es como si fuera el recipiente que guarda lo que existe. No siempre vivo en esta percepción o sintonía. Pero una atención focalizada me permite discernir que cuando me entrego al amor todo sale bien. Todo es como debe ser. Allí encuentro seguridad y paz. Fuerza para hacer las pequeñas cosas de todos los días.

Por Rolando Lazarte

Doutor em Sociologia. Escritor. Terapeuta comunitário. Membro do MISC-PB Movimento Integrado de Saúde Comunitária da Paraíba. Vários dos meus livros estão disponíveis online gratuitamente: https://consciencia.net/mis-libros-on-line-meus-livros/

Ver arquivo

Deixe uma resposta